Arreciaremos la propaganda para consolidar la trinchera ideo-política de la revolución, afirma Kim Yo Jong

Pyongyang, 11 de agosto (ACNC) -- Hizo uso de la palabra en el balance nacional de la labor antiepidémica de emergencia la subjefa de departamento del Comité Central del Partido del Trabajo de Corea, Kim Yo Jong.

En los días de batalla antiepidémica tan severa, el estimado compañero Kim Jong Un convocó seguidamente las reuniones del Buró Político del CC del PTC para defender la vida del pueblo, propuso las medidas y remedios para todos los detalles y recorrió de día y noche los campos de ese combate enseñando las estrategias clarividentes, comenzó ella y prosiguió:

En los 91 días tan arduos como guerra, el Secretario General del PTC examinó mil 772 documentos relacionados con la labor profiláctica del país, cuyas páginas llegan a 22 mil 956.

Bajo la guía enérgica y minuciosa de él, la rama de propaganda del partido movilizó todas las fuerzas de propaganda y agitación para que todo el pueblo supere con osadía la crisis profiláctica redoblando la convicción en la victoria y la voluntad, y adquirió nuevas experiencias y ejemplos para cumplir el papel de altavoces de gran potencia y amplificadores sin interferencias, infinitamente fieles al CC del Partido.

Gracias a la dirección extraordinaria del gran líder, nuestro Estado y pueblo eliminaron en el plazo más corto la inaudita crisis sanitaria en medio de las dificultades, lo cual es un milagro del siglo.

Tal éxito enorgullecedor comprueba otra vez que no tenemos ningún desastre que temer y podremos superarlo sin falta si contamos con la sabia guía del CC del Partido, y pone de relieve el potencial de nuestro Estado donde el partido y pueblo están unidos monolíticamente.

Evidentemente, la presente crisis estatal, que acabamos de sufrir, fue causada por la furia conflictiva anti-RPDC de los enemigos que tratan de aplastar a nuestro Estado aprovechando la crisis sanitaria mundial.

Cuando muchos países del mundo toman las medidas profilácticas más eficientes al volver a tomar conciencia del peligro de proliferación de la pandemia por el contacto con los objetos contaminados por el SARS-CoV-2, los tipejos surcoreanos mandan a nuestro territorio los volantes, billetes, folletos y otras cosas sucias, hecho que causa seria preocupación.

El virus maligno se propaga por conducto de los objetos, por lo cual hay que arreciar la esterilización de la superficie de cosas, he aquí la opinión común de la sociedad internacional.

Tal aclaración científica no se altera aunque alguien la niegue.

Como hemos explicado hace poco el curso de entrada del virus, el hecho de que una zona cercana al frente es el foco de brote de la pandemia en nuestro país nos obligó a sospechar a los tipejos surcoreanos causándonos seria preocupación.

Tanto el curso de entrada como la circunstancia dada indican evidentemente el mismo lugar, razón por la cual es natural que veamos cosas extrañas como vectores del virus maligno.

Es irrefutable que una sola persona o cosa contagiada pueda acarrear una severa crisis sanitaria al infectar a mucha gente en un instante.

Desde tal visión científica, llegamos a la conclusión de que no podemos estar con brazos cruzados por tiempo indefinido ante la introducción continua y masiva en nuestro territorio de las basuras provenientes de la región surcoreana.

Evidentemente dicho, eso es un crimen antiético.

El problema es que los títeres surcoreanos siguen enviando este momento también los volantes y objetos sucios.

Nos hace falta tomar la reacción fuerte a todo trance.

Ya están en el curso de revisión varios proyectos de respuesta y tenemos que tomar una represalia muy potente.

Si los enemigos no paran su acto peligroso para la infiltración del virus en nuestro país, eliminaremos no solamente el virus, sino también a las autoridades surcoreanas. Eso sería nuestra respuesta.

Los títeres surcoreanos son nuestro enemigo principal de siempre y el factor que decide la victoria o derrota de la lucha revolucionaria es la conciencia de clase.

Nosotros, funcionarios del sector de propaganda partidista, intensificaremos de continuo la educación clasista para agrandar la indignación de todo el pueblo y convertiremos la tierra patria en la fortaleza de lucha clasista y en el nido de vida donde el pueblo viva tranquilo y sano.

Haremos del éxito valioso alcanzado en la gran batalla profiláctica un nuevo hito de viraje para incrementar el poderío ideo-político del Partido y las filas revolucionarias e impulsar con más dinamismo nuestra causa revolucionaria. -0-

www.kcna.kp (Juche111.8.11.)